Ciudadanía americana - Marcha por los derechos de los inmigrantes
Erika Jurado-Graham

Erika Jurado-Graham

Build Back Better: ¿Alcanza con medidas que no garanticen la ciudadanía americana?

Tabla de Contenidos

La propuesta actual no garantiza un camino a la ciudadanía americana

Con el plan Build Back Better dentro del senado, los legisladores de los Estados Unidos tienen la oportunidad de hacer efectiva una ley que protegerá los derechos de los inmigrantes por primera vez en 35 años. Sin embargo, la medida está lejos de garantizar un camino a la ciudadanía americana. Además de enfrentarse a la oposición, los defensores de la medida lidian con una lucha interna: ¿Alcanza con aceptar medidas de protección, o es este el momento de empujar por más?

En medio de este debate, el tiempo apremia: la puesta en efecto del Build Back Better puede representar la última oportunidad para los demócratas de pasar una reforma migratoria antes de las elecciones de noviembre de 2022. Luego de esa fecha, si cambia el equilibrio de poder entre demócratas y republicanos, la lucha por los derechos de los inmigrantes podría hacerse cuesta arriba. La ventana de oportunidad se hace más pequeña día a día.

Un camino a la ciudadanía americana estaba en los planes

Desde que fue propuesto a comienzos de año por el presidente Joe Biden, este es el tercer intento que realizan los demócratas del Senado para conseguir que el paquete de reformas migratorias pase. La parlamentaria del senado, Elizabeth MacDonough, rechazó las dos propuestas anteriores, argumentando que un plan de gastos como el Build Back Better no es el lugar indicado para incluir medidas con un impacto social tan amplio.

La primera propuesta elevada por los demócratas ofrecía un camino a la ciudadanía americana para los inmigrantes que cumplieran con ciertas condiciones, incluyendo a aquellos que ingresaron a los Estados Unidos siendo niños y a trabajadores esenciales. El segundo intento planteaba otorgar residencia permanente a quienes ingresaron al país antes del 2010. Ninguna de estas formulaciones pasó el escrutinio de la parlamentaria.

Puede adivinarse un patrón: cada nueva propuesta reconoce progresivamente menos derechos de los inmigrantes. Sin embargo, conciliar puede ser la única manera de que la reforma pase. Para muchos, incluso un paquete de medidas más conciliatorio representa una victoria invaluable; para otros, conformarse con menos que la ciudadanía garantizada es desperdiciar una oportunidad única.

Ciudadanía americana - Joe biden presenta Build Back Better

Debate abierto entre los defensores de la reforma migratoria

Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos del Inmigrante de Los Ángeles (CHIRLA), expresó que es inaceptable cualquier medida que no garantice la ciudadanía americana. Opina que los permisos de trabajo pondrán a sus beneficiarios en la misma situación precaria en la que se vieron los inmigrantes bajo la protección del DACA: vulnerables a un retroceso frente a un cambio en la administración.

“Si los demócratas del Senado no pueden luchar por un camino a la ciudadanía americana dentro del Build Back Better, cómo van a luchar por él luego?” “No pueden defraudar a nuestra comunidad de nuevo. No voy a estar satisfecha con expectativas tan bajas”.

Angélica Salas

Por otro lado, Giev Kashkooli, el director legislativo de la Unión de Campesinos de América, sostiene una opinión más conciliadora: propone que cualquier paso, aunque pequeño, es en camino a la dirección correcta.

“Es lo mínimo que los hombres y mujeres que nos alimentan merecen. Pero son avances importantes – la comunidad no los tiene ahora!”.

Giev Kashkooli

¿Ciudadanía americana o nada?

Gabriel Valladolid tiene 47 años y trabaja en los campos de tomate de San Joaquín, California (el estado con el mayor número de población inmigrante). Como trabajador esencial, su trabajo ha sido indispensable desde el brote de la pandemia por COVID-19. Espera con ansias poder visitar a sus dos hijos en México, a quienes no ve desde hace 17 años.

Los permisos de trabajo que otorgará la reforma migratoria, de ser aprobada, protegerán a personas como Gabriel de ser deportadas por un plazo de 5 a 10 años. También permitirán tramitar licencias de conducir nacionales y devolverá el derecho a viajar al exterior. Pero eso no equivale a convertirse en ciudadano.

Gabriel recuerda cuando el estado de California comenzó a otorgar licencias de conducir diferenciales para los habitantes indocumentados. Muchas personas, justamente, se quejaron porque estas licencias no tenían el mismo alcance que las regulares. Sin embargo, de acuerdo con Gabriel, eran mejor que nada: los inmigrantes vivían acostumbrados a que incautaran sus vehículos en cada control de tráfico. Gabriel piensa que la situación de hoy se parece a la de entonces.

“Lo que quieran darnos, que nos lo den – es un buen comienzo. Adelante, ¡pero ya!”.

Gabriel Valladolid

Con un año electoral a la vuelta de la esquina, la ventana de oportunidad para luchar por los derechos de los inmigrantes se agota. ¿Es conciliar la única estrategia posible, o es esta una oportunidad para mantenerse firme? Nos interesa tu opinión, ¡puedes dejarla en nuestros comentarios!

Compartir

Noticias Relacionadas

nuevos-ciudadanos-estadounidenses-año-fiscal-2023-naturalizado Inmigración

Habrá 5,500 nuevos ciudadanos estadounidenses más para el 7 de julio; en lo que va del año fiscal 2023 se han naturalizado a 588 mil 900 personas

Entre el 30 de junio y el 7 de julio el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés) dará la bienvenida a más de 5 mil 500 nuevos ciudadanos estadounidenses a través de 180 ceremonias de naturalización.

VISA U Video Resúmenes

Demoras en la Visa U

Demoras en la Visa U. Quería darles esta información porque tengo tantas preguntas de las personas que se empiezan a desesperar porque no les llega el permiso inicial, el permiso de buena fe, a tiempo.

DESANTIS Inmigración

Trae Ron DeSantis a los inmigrantes entre ceja y ceja: anuncia duro plan de inmigración de llegar a la Casa Blanca, y su Ley SB1718 ya entra en vigor este 1 de julio

Este 1 de julio entra en vigor la Ley SB1718, la más dura de Estados Unidos en materia de inmigración, y el artífice de ésta, el gobernador de Florida, Ron DeSantis, trae a los inmigrantes entre ceja y ceja, pues apenas hace unos días anunció un severo plan de inmigración en caso de que llegue a la Casa Blanca, aunque claro, para que eso suceda el primer paso que tiene que dar es convertirse en el candidato republicano, lo que significa derrotar al ex presidente Donald Trump en las primarias internas de su partido.