Trump-casa-blanca-candidatura-presidencial-republicana
Erika Jurado-Graham

Erika Jurado-Graham

¿Te gustaría que Trump volviera a la Casa Blanca? Anuncia que competirá por la candidatura presidencial republicana, pero quizá son muchos los temas que debes tomar en cuenta para contestar la pregunta

Tabla de Contenidos

¿Qué te parecería una nueva candidatura presidencial por parte del ex presidente Donald Trump? ¿Votarías por él en 2024? Pues el magnate neoyorquino quiere estar de nuevo en la boleta electoral el 5 de noviembre de 2024 y apenas este miércoles anunció que buscará ser el candidato republicano para la próxima elección presidencial en Estados Unidos.

Trump buscará la candidatura presidencial republicana para tratar de volver a la Casa Blanca

“El regreso de EE.UU. empieza ahora”, dijo Trump al arrancar el discurso en el que anunció su decisión desde su residencia de Mar-a-Lago, en Florida.

“Hoy estoy anunciando mi candidatura a la presidencia de Estados Unidos”, expresó frente a decenas de sus simpatizantes. “Esta no es una tarea para un candidato, es una tarea para un gran movimiento”, agregó.

Tras repasar los logros de su Presidencia, que abarcó de 2017 a 2021 y luego de trazar un oscuro panorama sobre los dos años en que Joe Biden ha sido presidente, dijo que quiere regresar a la Casa Blanca para devolverle la “gloria” a un país “en decadencia” e “invadido” por millones de personas de otros lugares del mundo.

“Esto no es sólo una campaña, es una causa para salvar a nuestro país”, sostuvo el político de 76 años antes de pedir “a todos los patriotas que se suban a bordo”.

Una decisión inusual si hablamos de un ex presidente que perdió la votación de reelección

No obstante, los medios estadounidenses coinciden en que tal decisión es inusual para un exmandatario estadounidense que ya perdió unas elecciones presidenciales.

Incluso, el New York Times fue más allá y le dijo “Basta” a Donald Trump de este 16 de noviembre al que título únicamente con esa palabra. 

Tras destacar que ha estado dos veces sometido a un juicio político por intentar socavar la integridad de las elecciones presidenciales de 2020, afirmó que Trump “representa peligros aún mayores para la democracia estadounidense”.

Negativas, mentiras y alguien no apto para un cargo público

Recalcó que un rasgo que distingue a Trump y sus apoyadores la negativa a aceptar unos resultados electorales adversos y que los involucrados en este movimiento político “han intentado instalar a los creyentes de ‘la Gran Mentira’ en las oficinas electorales locales y estatales y han demostrado su voluntad de recurrir a la violencia”.

Además subrayó que Trump no es apto para desempeñar ningún cargo público, ya que “cuando era presidente, demostró ser incompetente y solo vio por su propio beneficio. Debió haber sido condenado por el Senado en 2019 por abusar de su poder, y en 2021 por incitar una insurrección. Los votantes lo repudiaron en las urnas después de su segunda campaña, pero la ley ampara su derecho de intentarlo otra vez, así que los estadounidenses tienen que sobrellevar la prueba de una tercera candidatura.

“Si sigue siendo uno de los candidatos cuando se emitan los primeros votos en 2024, las elecciones serán una vez más un referéndum sobre la democracia estadounidense, porque, si queremos que nuestro sistema de gobierno sobreviva, los votantes deberán elegir líderes que acepten el Estado de derecho y se sometan a él”. 

Otro punto que destaca el New York Times es que “deben continuar los procesos legales contra Trump y las investigaciones sobre sus actos en relación con el 6 de enero, las injerencias electorales en Georgia y su uso indebido de información clasificada en su residencia de Florida. Sería peligroso permitir que evite rendir cuentas ante la ley declarándose candidato a la presidencia”.

Seguidores fieles y gobernanza democrática

Igualmente, resaltó el tema de sus seguidores fieles y del apoyo de los republicanos.

“Trump tiene muchos seguidores fieles, que lo consideran un campeón con defectos, pero eficaz. Su ascenso al poder se basó en la idea de que él es un ganador y, para muchos republicanos, su victoria en 2016 fue una justificación suficiente para haberlo apoyado. Esto permitió al partido rebajar impuestos y hacerse con el firme control de la Corte Suprema, lo que dio comienzo a una era de jurisprudencia conservadora, incluida la revocación, este año, de Roe contra Wade”, señaló el Times. 

Asimismo, subrayó que “si los estadounidenses dudan de la legitimidad de las elecciones, y sus líderes alimentan e inflaman esas dudas, dejarán de aceptar la legitimidad de las decisiones o las políticas del gobierno federal que contradigan sus opiniones. Sin ese principio fundamental de la gobernanza democrática, la democracia estadounidense se desmorona”.

Señaló de igual forma, lo que el partido del elefante ha hecho en torno a Trump o ha dejado de hacer.

“Los dirigentes del Partido Republicano intentaron al principio impedir su ascenso, pero durante los 4 años de presidencia de Trump no lo obligaron a rendir cuentas cada vez que tuvieron la oportunidad para hacerlo. Desde que abandonó la presidencia, han permitido que crezca en torno a él un culto a la personalidad sin límites, incluso cuando exige lealtad personal y castiga a quienes lo desafían dentro del partido, y muchos se han negado a condenar siquiera sus peores excesos”, sostuvo.

“El trumpismo ha demostrado ser una fuerza dañina y divisiva”

Y destacó también que para dimensionar el daño provocado por el apoyo Trump “los republicanos pueden ver cualquiera de las comunidades e instituciones —colegios, universidades, iglesias y las fuerzas armadas, entre otras— a las que pertenecen sus defensores. El trumpismo ha demostrado ser una fuerza dañina y divisiva incluso entre los conservadores más incondicionales. Los cristianos evangélicos, por ejemplo, han acabado profundamente divididos, no por motivos partidistas, sino porque, como escribió Peter Wehner el año pasado en The Atlantic, en muchas iglesias se considera que ser creyentes significa ahora profesar una lealtad ciega al expresidente”.

De alguna manera, el Times urgió a que los propios republicanos “escudriñen el historial de Trump y le exijan responder por él”, y que al mismo tiempo se debatan alternativas sobre el país y el partido.

También dejó en claro cuáles son los principales argumentos contra Trump:

“Usa la demagogia para avivar el racismo. Miente sobre los grandes asuntos y los pequeños. Como presidente, con frecuencia antepuso sus intereses personales al interés nacional. Prometió aupar a los estadounidenses comunes y en su lugar rebajó los impuestos a los ricos que aumentaron considerablemente la deuda federal. Fue amigo de dictadores y un aliado inconstante para las democracias liberales.

“Ha hecho que la posición militar del país en el mundo sea demostrablemente más débil al retirarse imprudentemente del acuerdo nuclear con Irán, lo que fue, como incluso admite un alto funcionario israelí, una grave herida autoinfligida. Y, en lo que fue tal vez su mayor prueba como presidente, trató la pandemia de COVID-19 como un problema de relaciones públicas, restando importancia al peligro y resistiéndose a aplicar unas medidas de seguridad básicas que habrían salvado vidas”, señaló.

¿Un segundo mandato de Trump sería aún más peligroso?

En caso de que llegue por segunda vez a la Casa Blanca, el New York Times advierte que “Trump carecería de cualquier límite de seguridad que hubiera existido durante su primer periodo. En el transcurso de esos 4 años, Trump se fue envalentonando más en sus desafíos a las demás ramas del gobierno, en su desprecio por la ley y en los flagrantes abusos del poder presidencial. Esta vez, se estaría presentando con el apoyo de quienes no solo son conscientes de sus peores abusos, sino también el de quienes lo consideran la parte agraviada.

“Probablemente se rodeará todavía más de aduladores. Pensemos, por ejemplo, en a quién podría elegir Trump como fiscal general. Al final de su mandato, Trump forzó la expulsión de su propio fiscal general —que le era fiel, pero no estaba dispuesto a quebrantar abiertamente la ley— e intentó instalar a un funcionario del Departamento de Justicia de nivel medio cuyos méritos principales eran, al parecer, la voluntad de hacer exactamente eso en nombre de Trump. Un segundo mandato promete ser una ronda de venganzas por los agravios y de devolución de favores políticos”.

Y ya entrados en gastos, también mandó un mensaje para el Partido Demócrata:

“Los demócratas deben asumir seriamente el reto de ofrecerles a los estadounidenses una alternativa atractiva. Lo que en última instancia justifica la democracia y la defensa del imperio de la ley es que se trata del sistema de gobierno que proporciona la mejor vida a la mayoría de las personas. Los demócratas afirman con razón que votar contra Trump y sus aliados es una cuestión de principios. También deben mostrar a los votantes que la democracia es algo que merece defenderse, y que esta mejorará sus vidas y las de sus hijos. En los países donde unos partidos de oposición débiles e ineficaces dejan a la gente sin esperanzas ni buenas alternativas, es más fácil que los autócratas llenen el vacío”, indicó.

¿El circo de Trump es un circo siniestro?

Trump-casa-blanca-candidatura-presidencial-republicana

Por último, aseguró que Trump dañó de forma grave la democracia de Estados Unidos pero a la vez afirmó que hay señales prometedoras de que esas heridas han comenzado a sanar. 

“Casi sin excepción, los candidatos que perdieron en las recientes elecciones de mitad de mandato lo han aceptado con elegancia, incluso algunos de los que habían atacado la integridad del sistema electoral durante sus campañas. La vuelta del siniestro circo de Trump amenaza ese progreso.

“Una vez más, volverá a tentar a los estadounidenses con desinformación y flagrantes mentiras, amenazas veladas y francas llamadas a la violencia, los insultos y las provocaciones. Al rechazar su apuesta por su resurgimiento político, los estadounidenses pueden consignar a Trump al pasado, y dedicarse de nuevo al difícil pero necesario trabajo del autogobierno”.

¿Trump quiere la candidatura republicana para blindarse de una posible acusación en cualquiera de las varias investigaciones criminales en su contra?

En tanto, otro artículo publicado en The Washington Post por Isaac Arnsdorf y Miguel Scherer destacó que Trump es “el expresidente acusado dos veces que se negó a admitir la derrota e inspiró un intento fallido de anular las elecciones de 2020 que culminó con un ataque mortal contra el Capitolio de los EE. UU.”, y que aún así intentará llegar nuevamente a la Casa Blanca.

“Trump ha estado ansioso por recuperar el centro de atención y presionar a los republicanos para que se alineen detrás de él, invitando a líderes destacados del partido a su evento de lanzamiento y haciendo un seguimiento de quién asistió”, señaló el artículo del Post.

Recalca además que la urgencia de Trump por hacer este anuncio se basa en “querer adelantarse a una posible acusación en cualquiera de las varias investigaciones criminales en curso sobre su conducta”. 

“Él y sus asociados cercanos están bajo múltiples investigaciones criminales: por parte del Departamento de Justicia por el esfuerzo de presentar electores falsos que afirman que Trump ganó estados clave en las elecciones de 2020 y por el mal manejo de documentos clasificados recuperados de Mar-a-Lago; y por un fiscal del área de Atlanta por presionar a los funcionarios de Georgia para anular los resultados de las elecciones de ese estado.

“Su empresa también está en medio de un juicio por fraude fiscal criminal y el fiscal general de Nueva York presentó una demanda que podría congelar las operaciones de la empresa, ganando ya el nombramiento de un monitor independiente”, sostiene.

Destaca también que Trump es un ex presidente derrotado que “se postula nuevamente para las elecciones mientras enfrenta una posible acusación penal (y) no tiene precedentes en la historia de los Estados Unidos”. 

“Trump se convierte en el primer expresidente en postularse nuevamente desde Theodore Roosevelt, y el primero desde Grover Cleveland en hacerlo después de perder la reelección. Es el único presidente que ha sido acusado dos veces y el único acusado por voto bipartidista”, resalta.

Números en contra y a favor de Trump

Los datos de encuestas electorales también fueron revisados por Arnsdorf y Scherer.

“Casi dos años después, la división de Trump ha seguido siendo una característica definitoria de la política estadounidense, remodelando la imagen del Partido Republicano tanto como ha movilizado a los demócratas en su contra y tensado los controles y equilibrios en cada rama y nivel de gobierno. En las encuestas a boca de urna de AP VoteCast, el 54 por ciento de los votantes dijeron que tenían una opinión desfavorable de Trump, incluido el 44 por ciento que era “muy desfavorable”.

“La misma encuesta encontró que el 34 por ciento de los votantes de mitad de mandato dijeron que emitieron su voto para expresar su oposición a Trump, con un 22 por ciento que dijo que votaba como una expresión de apoyo a él y un 41 por ciento que dijo que no era un factor”, recalca el artículo del Post.

Señala igualmente que los malos resultados para el Partido Republicano en la elección de medio término han traído esfuerzos dentro del partido para alejarse del magnate. 

“Muchos de los principales donantes del partido, que a menudo no eran los mayores seguidores de Trump, han iniciado conversaciones privadas sobre la mejor manera de dejarlo de lado para una nueva generación de líderes, según personas en contacto con ellos”, aseveran.

¿Qué ventajas tiene Trump para buscar esta candidatura?

Indicaron sus vulnerabilidades, pero también remarcaron ventajas.

“Ha acumulado un cofre de guerra de aproximadamente $69 millones que legalmente no podrá usar para financiar su campaña, pero podría enrutar a un súper PAC para apoyar su candidatura sin coordinación directa. También puede beneficiarse de la base de datos masiva de donantes que construyó su antiguo grupo y sigue siendo el mejor recaudador de fondos del partido, apareciendo con frecuencia en las solicitudes de otros candidatos y comités.

“También es el mayor atractivo del partido para los mítines, y habitualmente llena eventos con miles de fanáticos, y su respaldo resultó decisivo en muchas primarias, incluso si muchos de esos candidatos perdieron en noviembre. En las encuestas a boca de urna de AP VoteCast, el 66 por ciento de los republicanos y los independientes de tendencia republicana dijeron que se consideraban partidarios del movimiento Make America Great Again”, señalan.

En contraparte, destacan que “una encuesta reciente de NBC News encontró que más republicanos se identificaron con el partido por encima de Trump que nunca antes, y encontró que el 47 por ciento de los estadounidenses tiene una opinión muy negativa de él. Múltiples encuestas han demostrado que la mayoría de los estadounidenses creen que debería ser acusado de un delito por su papel en alentar a los partidarios a marchar hacia el Capitolio, lo que provocó un motín que hirió a más de 100 policías e interrumpió el recuento ceremonial de los votos electorales.

“A pesar de que su popularidad sigue siendo alta entre los republicanos, existe una sensación discreta pero notable entre los profesionales políticos y los votantes de base de que el partido podría estar mejor con alguien nuevo en 2024”.

¿Cómo sería una segunda administración de Trump?

¿Te imaginas cómo sería esa segunda presidencia de Trump?, Arnsdorf y Scherer dan una pequeña muestra:

“Trump ha indicado públicamente que un segundo mandato duplicaría su tipo de política nacionalista y combativa y una agenda política drástica . En su discurso del martes, Trump repitió su llamado a ejecutar a los traficantes de drogas, tomó como modelo a gobiernos autoritarios como China y Singapur, y sugirió que será más agresivo en el despliegue de fuerzas federales contra el crimen, los disturbios y las protestas. ‘Si no quieren nuestra ayuda, vamos a insistir en que acepten nuestra ayuda esta vez’, dijo Trump”, indicaron. 

Además, Trump insiste, dijeron, en que Biden se benefició del subterfugio y el fraude, por lo que en su discurso en Mar-a-Lago, el magnate republicano “renovó su demanda de restricciones radicales en la votación, incluida la eliminación de la votación anticipada (actualmente en uso en 46 estados) y la votación por correo (disponible sin excusa en 35 estados) . ‘Haré ese trabajo’, dijo el martes. ‘Ese es un trabajo muy personal para mí’, resaltaron.

En su discurso, Trump dijo también que “los ciudadanos de nuestro país aún no se han dado cuenta del alcance y la gravedad del dolor que atraviesa nuestra nación y el efecto total del sufrimiento apenas comienza a afianzarse. Todavía no lo sienten del todo, pero lo harán muy pronto”, en referencia a los malos resultados electorales para su partido en las pasadas elecciones intermedias. 

¿Trump ha destrozado los estándares de decoro y civilidad?

En suma, dicen Arnsdorf y Scherer, Trump “ha alterado profundamente el tenor de la vida pública estadounidense, destrozando los estándares de decoro y civilidad de larga data con ataques a menudo impactantes contra rivales políticos, jueces y reporteros.

“Con frecuencia ha hecho comentarios racistas y antisemitas, se ha burlado de las personas con discapacidad y ha denigrado a los países en desarrollo, se ha jactado de agresiones sexuales y pagado dinero para que una estrella del porno se callara, elogió a los dictadores, se negó a repudiar a los extremistas, inspiró a sus seguidores a recurrir a la violencia y defendió a los supremacistas blancos ya los alborotadores del 6 de enero”.

Con esta radiografía política de Trump que dos de los periódicos más influyentes en Estados Unidos han presentado luego de que el exmandatario anunciara su decisión de competir por la nominación presidencial republicana, ¿sigues opinando lo mismo del expresidente?, ¿reafirmaste tu apoyo hacia él o todo lo contrario?, ¿le darías tu voto en 2024 para que volviera a la Casa Blanca?

Con información de The New York Times y The Washington Post.

Si tienes una situación migratoria complicada y quieres resolverla con alguien de confianza, con experiencia y paciencia, no dudes en agendar una cita con el equipo de la abogada Erika Jurado. ¡Nos enfocamos en todo tipo de casos migratorios y tenemos licencia para trabajar en todos los Estados Unidos! 

No te pierdas nuestros videos y los artículos de nuestro blog para que siempre estés al día con lo último en noticias de inmigración.

Compartir

Noticias Relacionadas

DACA-DREAMER-MEXICANA-EU DACA

DACA: Monsy Hernández, la dreamer que renegaba de su origen y hoy, tras irse de EU, afirma que “no hay nada mejor en el mundo que ser mexicana”

La mexicana Monsy Hernández vivió alrededor de 14 años en Estados Unidos tras llegar a los 9 años de edad desde la Ciudad de México, pero hoy radica en Alemania luego de ser una dreamer a la que le cerraron las puertas para desarrollarse en tierras estadounidenses, pues con el DACA “sólo nos dieron un medio permiso para trabajar y pagar impuestos”.

deportación-jueces-de-inmigración-casos-abogados-menores-no-acompañados-inmigrantes-víctimas-de-abuso-ley Deportación

Deportación, 2 noticias: restituyen a jueces de inmigración facultad para cerrar casos, y buscan ofrecer abogados a menores no acompañados e inmigrantes víctimas de abuso, vía una iniciativa de ley

Hoy te contaremos de dos noticias que tienen que ver con el tema de la deportación. Se trata de la restitución a los jueces de inmigración de la facultad para cerrar casos, y de una iniciativa de ley que busca ofrecer abogados a menores no acompañados y inmigrantes víctimas de abuso.

USCIS-MILLONES-CASOS Inmigración

Arreglar papeles: 3 delitos que debes evitar para lograrlo

Muchos conocen las violaciones migratorias o delitos que hacen que una persona no pueda arreglar papeles. Muchos ya las han escuchado hasta el cansancio, sobre todo en medios sociales.